Bebé · coser · reciclar

Cosiendo un cubrepañal

No se en vuestras casas, pero lo que es en la mía, últimamente hace un calor insoportable. Tanto así, que por primera vez en tres años, nos hemos envalentonado y hemos encendido el aire acondicionado en dos ocasiones.

Imaginad al pobre pequeño despertando por la noche en varias ocasiones del calor que tiene. Ya pasamos de que duerma en pijama… Vamos que duerma y que esté en general en casa con ropa.
Es por eso que el otro día me dediqué a buscar un patrón para coserle un par de cubre pañales. Que no es que me moleste, pero le veo mejor que con el pañalete al aire recogiendo pelos perrunos (que parece que me críen oye) y ya de paso, reciclaba unas camisetas que se nos han quedado pequeñas.

Me guié por el tutorial y el patrón de “Oh mother mine“. Una delicia la verdad. Pero…
No si es que imprimí el patrón escalado, o vete tu a saber que… Que al primer corte de tela, aquello parecían unas bragas para mi. Eran enormes!!!

Después de unos cuantos tijeretazos y volver a coser, nos quedó algo así:

bolsa de saco · bolsa personalizada · manualidades · reciclar

Accesorios: Bolsa saco

Todo y que tengo mil cosas por hacer, no fallo a mi misma y a mis cambios de rumbo y de planes.
Ayer me esperaba una tarde de mucho sueño y mucha faena en casa. Tenía que arreglar cosas, recoger, limpiar, hacer llamadas, arreglar los asuntos de hacienda… y como no, acabé no haciendo nada de lo que debía.
Se podría decir que perdí la tarde, se podría. Pero en cierto modo lo no siento así.

Iniciando mis tareas domésticas fue a parar a mis manos una bolsa tipo saco de estas que se llevan en verano. El problema es que no la solía usar demasiado ya era de una promoción de budweiser y la verdad, no es que me guste ir haciendo publicidad y menos de cerveza.

Así que después de mirarla un par de veces, coji mi libreta de bocetos y empecé a ingeniar un “algo” con lo que cubrir la publi. Que sería… un alien? una flor? un monstruo?… Esturrié por la mesa mis tijeras, mis telas, mis agujas y lo hilos, y a darle a los puntos.

Pues al final salió algo así parecido a un monstruo con complejo de pulpo jejeje.
Ahora salgo yo a la calle toda orgullosa de mi nueva bolsa y de mi monstruito guardián de mis cosas.

Y la verdad me he ahorrado unos dineritos en una nueva 🙂

DIY · jardín · reciclar · regadera reciclada · regadera sostenible

Reciclando envases

Bueno llevo ya unos días con ganas de presentaros mi nueva regadera sostenible. Pero entre una cosa y otra, voy dejando cosas para explicaros y enseñaros en el tintero y me lio a contar otras cosas. No puede ser, demasiado por decir y poco tiempo para hacerlo.

Esta idea me vino ya hace tiempo pensando en como reutilizar ciertos envases y claro, mi adición a dar vueltas y vueltas por la red, ayuda a que los proyectos sean un poco mejores.

Desde que estamos en la casa he tenido ganas de una regadera, más que nada es porque no siempre tengo tiempo para abrir el garage, desenroscar la manguera, regar todo bien regado (que es lo mejor), vaciarla bien, volver a enroscarla, etc. Así que si, a parte de eso y de lo cuco que me parecía el regar con regadera, pues que tenía ganas oye…

Al final la semana pasada me decidí a hacer mi propia regadera y os aseguro que es de lo más sencillo, manejable y encima sostenible!!

Ya veis que no es que esté demasiado pulida ni bonita, pero el caso es que para empezar haga bien el servicio, luego con el tiempo si me animo, alomejor le dibujo unas flores en plan hippie y pulo el tapón, ya lo veremos.
Pues si, como habréis notado es una botella de suavizante/jabón de la lavadora. De esas que la gran mayoría utilizamos y luego tiramos a la basura (evidentemente al contenedor amarillo).
Si os fijáis en los detalles es lo más sencillo del mundo mundial, pero ahora os explico los pasos:
1.- Lavar muy muy bien el envase, cerciorándonos que no queda ningún resto de producto ya que este podría dañar nuestras plantas.
2.- Con un taladro hacemos varios agujeros al tapón. Mejor poner una madera o algo que no os moleste agujerear debajo y tener buen pulso. La cantidad de agujeros va en función del tamaño de la broca que tengáis.
3.- Cerca del tapón hacer otro agujero para dar paso al aire (yo lo hice al par de días y mejora mucho a la hora de salir el aire, sin él hay que estar constantemente haciendo movimientos con la botella).
4.- Llenar, regar, llenar, regar… Así todas las veces que os apetezca.

Ya veis que sencillo y económico que nos ha salido y funciona la mar de bien!!!!

Espero que os guste y que entre todos ayudemos un poco más al planetilla.